Litto Nebbia

Litto es un destacado cantante de rock nacional y compositor de éxitos como “La Balsa”. Es considerado como uno de los fundadores del rock en español y referente de la música argentina. Nacido en Rosario, se identifica con Central.

Félix Francisco Nebbia Corbacho, popularmente conocido como Litto, nació en Rosario el 21 de julio de 1948.  Es considerado uno de los fundadores del Rock en Español. Rosarino, cantante, compositor de éxitos como “La Balsa”… y también es hincha de Rosario Central. Litto, todo un referente de la música nacional.


Sus padres, músicos ambos, despertaron en él una temprana e inquebrantable vocación artística. Con apenas 8 años de edad, Litto ya contaba con su propio show radial, en el cual cantaba  acompañado por un trío de jazzeros amigos de su padre, y realizaba actuaciones por el interior de su provincia natal.


Inspirado por su padre, quien con el seudónimo artístico de Félix Ocampo fue el primer cantante melódico argentino (llegó a actuar con la orquesta típica del maestro Miguel Caló), Nebbia comenzó a componer canciones a los 12 años de edad. Por aquel entonces, estudió con su madre, Martha Corbacho (Martha Denis artísticamente), cantante, concertista de piano, poetisa y guitarrista. Luego de aprender guitarra se inició en el piano. A los 15 años integró el fundacional grupo Los Gatos Salvajes, con quienes grabó su primer disco, lanzado al mercado en 1965. Este álbum, que incluía ya sus primeras composiciones en castellano, marcó un hito, ya que por aquel entonces la música joven imperante a nivel comercial era exclusivamente extranjera. Quizás por esto, pese a algunos éxitos menores, el grupo no logró el reconocimiento que merecía, disolviéndose en 1966. En la actualidad ese album está publicado en Europa y E.E.U.U reconocido como el primer disco de Rock de Autor en Castellano.


El año 1966 encuentra a Litto y su compañero de ‘Los Gatos Salvajes’, Ciro Fogliatta, ya establecidos en Buenos Aires. Por ese tiempo, ambos frecuentaban el legendario bar porteño La Cueva (su verdadero nombre era La Cueva de Pasarotas). A fines del 66, Nebbia y Fogliatta convocan al guitarrista Kay Galifi y al baterista Oscar Moro para armar una banda. Estos últimos vivían todavía en Rosario, tocaban en el grupo de rock Los Vampiros y rápidamente aceptaron el convite. Los cuatro, junto al bajista Alfredo Toth, conformarían, simplemente, Los Gatos, en el mes de marzo del 67.

 

Pocos meses después, de la mano del disco simple que contenía el tema “La balsa” en su Lado A (“Ayer nomás” surcaba el Lado B), Los Gatos se convertirían en el grupo más exitoso del momento. El verdadero suceso era “La balsa”, una composición firmada por Nebbia y Tanguito (José Alberto Iglesias). El lanzamiento superó las 200 mil placas vendidas y convirtió esa canción en varias cosas a la vez: el símbolo del inicio del rock nacional, el icono de una generación y la necesidad de navegar en aguas profundas, como su letra lo dice, sin temor al naufragio. “La balsa” alentó a cientos de jóvenes intérpretes y creadores de entonces a convertirse, rápidamente, en hacedores de nuevas canciones. Así fue. En el período comprendido entre finales de 1967 y 1970, Los Gatos editaron cuatro discos de estudio; esos Long Plays fueron: Los Gatos, Los Gatos (volumen 2), Seremos amigos, Beat Nº1 y Rock de la mujer perdida, estos dos últimos con Norberto “Pappo” Napolitano como primer guitarrista.


Tras varios años de éxito, Los Gatos se separan en 1970. Sus seis álbumes son continuamente reeditados y se han convertido en clásicos no sólo del rock en castellano sino de la música popular argentina en general.
La carrera solista de Nebbia comienza en rigor en 1969, un año antes de la disolución de Los Gatos, con la edición de ¨Litto Nebbia¨, su álbum debut, que incluye clásicos como ¨Rosemary¨, ¨Mujer de los 1000 días¨ y ¨Deja que conozca el mundo de hoy¨. Ya entonces, en esa fase temprana, se revela como un artista sensible e inquieto, reacio a las categorizaciones y a toda restricción genérica o estilística que entorpezca su libertad creativa.

 

A partir de 1970, ya separado de Los Gatos, profundiza esa tendencia, también pionera entre los artistas del rock local, en álbumes que lo acercan al jazz (¨Nebbia´s Band¨, 1970), al folklore (¨Despertemos en América¨, 1972) y a la melancolía tanguera (¨Muerte en la catedral¨, 1973). En este último álbum inaugura su sociedad artística con el contrabajista Jorge ¨Negro¨ González y el baterista Néstor Astarita, dos prominentes figuras de la escena jazzística, que se extenderá, exilio de Nebbia mediante, hasta comienzos de los ´80, legando obras fundamentales como ¨Melopea¨ (1974), ¨Fuera del cielo¨ (1975) y ¨1981¨ (1981), el álbum del retorno, entre otras. Antes de partir al exilio, en 1975, produjo el álbum "En el Hospicio" del dúo Pastoral, primer vinilo eléctrico del famoso dúo y que definitivamente los hizo muy populares. Durante la última dictadura militar argentina se exilió en México, donde compuso una de sus canciones más famosas, Sólo se trata de vivir. En 1982 se unió a Los Músicos del Centro, con quienes editó dos discos.


En 1982 une fuerzas con la excelente agrupación cordobesa Los Músicos del Centro, liderada por los hermanos Juan Carlos y Mingui Ingaramo, y deja otros dos trabajos notables: ¨Llegamos de los barcos¨(1982) y ¨En vivo en Obras¨ (1983). Antes, también en 1982, registra ¨Sólo se trata de vivir¨. La canción que da título al álbum, escrita en México en 1979, se convierte inmediatamente en un clásico, el mayor de su carrera solista, versionado por decenas de artistas de las más diversas extracciones, tanto en la Argentina como en el exterior.


En 1983, con ¨Evita, quien quiera oir que oiga¨, incursiona de lleno en la que será a la postre una de sus especialidades: la composición de bandas sonoras para cine y teatro. El tema central del film, ¨Quien quiera oir que oiga¨, coescrito con su director Eduardo Mignogna, es otro clásico ineludible, emblema de una generación estragada por la dictadura militar del 76-83.


A partir de este momento, mediados de los ´80, la actividad de Nebbia, siempre intensa, se torna febril debido a la proliferación de asociaciones con otros artistas, fenómeno paralelo al de su producción estrictamente individual (en 1983, por ejemplo, publica cinco álbumes, sólo o en colaboración). Rubén Rada, Domingo Cura, Lito Vitale, Facundo Cabral, Cuarteto Zupay, Lucho González, Bernardo Baraj, Luis Borda, Ze Renato, Víctor Biglione, Cacho Tejera, los Hnos .Ingaramo, Los Aviadores y el Septeto Argentino son algunos de los artistas con quienes ha encabezado aventuras discográficos en las décadas del ´80 y ´90.



También paralela a su actividad como compositor e intérprete corre la de productor, iniciada a comienzos de su carrera pero establecida definitivamente en 1988 con la fundación de su propio sello, Melopea, con el cual lleva editados más de 500 álbumes de Música Popular Argentina. A todo esto, como se ha dicho, su carrera ¨normal¨ continúa, con nuevos álbumes de canciones sucediéndose cada año o dos. En 1990 reafirma su compromiso con el tango en ¨Homenaje a Gardel y Le Pera¨ , editado también en Francia y Brasil. Repite en 1995 con ¨Nebbia canta Cadícamo¨, presentado en el Teatro General San Martín con el total apoyo del Maestro.


En 1998 musicaliza el ¨Romancero Gitano¨ de Federico García Lorca y cinco años más tarde hace lo propio con ¨Don Juan Tenorio¨ de José Zorrilla, completando el trabajo que dejara inconcluso el gran Waldo de los Ríos. Siguiendo con los homenajes, lanza entre 1999 y 2002 tres álbumes con personales versiones de temas de los Beatles y uno dedicado a Brian Wilson, alma máter de los Beach Boys. Graba dos álbumes para el sello mexicano Pentagrama y otros tantos para el español Nuevos Medios, que se suman a ¨Pequeño manual de vos y yo¨ aparecido en 1997. En 2004 publica el libro ¨Una Mirada¨, colección de anécdotas y reflexiones acompañada además por un CD con material inédito de diversas épocas. Al año siguiente, luego de más de 15 años de tocar en trío (con César Franov en bajo y Horacio López en batería reemplazado luego por Quintino Cinalli), forma ¨La Luz¨, con Ariel Minimal en guitarra, Federico Boaglio en bajo y Daniel Colombres en batería. Con esta banda registra ¨Danza del corazón¨ (2005), ¨El palacio de las flores¨ (2006, de Andrés Calamaro, producido por Nebbia) ¨The Blues¨(2006)  ¨The Blues Parte Dos¨ (2007) y “The Blues” Parte Tres (DVD) (2008).


En 2005 lidera la histórica reunión de Los Gatos Salvajes y en 2007 la de Los Gatos, ambas en conmemoración de los 40 años de su surgimiento, que es también el del Rock de Autor en castellano. En 2011 participa como compositor musical en el film Sueños y Pesadillas de Roberto Aguerre. Actualmente Litto Nebia vive en Tigre cerca del Delta, y se reunirá próximamente con Los Gatos después de casi 40 años, para grabar un nuevo disco.



El perfil del talento


Más allá de su extensa y destacada trayectoria, en la siguiente nota que le realizó el periódico “Vida Positiva” en el año 2008, se da a conocer algunos aspectos de la personalidad de Litto, así como sus experiencias y opiniones sobre la profesión en la que tan bien supo desenvolverse. Da su punto de vista sobre la música en estos tiempos y también recuerda su infancia. Te invitamos leerla para conocer en profundidad a este genio musical:


¿Cómo te tomas ser reconocido como el pionero del rock argentino?


Yo prefiero no tomármelo en serio. Mi padre siempre me decía que el secreto de este trabajo es no escuchar los extremos. Es decir, no tomarse demasiado en serio eso de que uno es el mejor, ni tampoco el peor. Porque las dos opiniones te distraen, y en realidad lo que el músico debe hacer es tocar, crear y hacer música, no estar pendiente de la mirada de los otros.


Pero sí, es una realidad que sos el gran protagonista de los inicios del rock nacional


Sí, por supuesto. Pero tampoco me veo a mi mismo como un colonizador del rock, no soy el que inventó todo. Yo simplemente soy un músico que tuvo la suerte de haber estado en el momento indicado y en el cual hacía falta un nuevo sonido.


Los finales de los años ´60 son un período en el cuál rondaron muchas fantasías acerca del inicio del rock nacional, ¿qué es mito y qué es realidad?


L.N: Siempre existen mitos sobre el pasado. Las leyendas se venden como objeto de consumo a las nuevas generaciones. Pero en el marco de estas historias de fantasía, sí es realidad que fue un contexto signado por una gran creatividad y no solamente en el ámbito musical. Si pensamos en los finales de la década del ´60 tenemos el Mayo Francés, el nuevo cine en Brasil, el boom de la literatura latinoamericana, la figura de Ernesto “Che” Guevara y el movimiento surrealista, entre tantos otros fenómenos culturales. Era impresionante todo lo que estaba ocurriendo para una persona que en ese momento estaba viviendo su adolescencia. Además a este contexto súmale la adversidad, ya que los sistemas políticos prohibían en muchas partes del mundo que te expreses libremente. En este marco, es más posible que una persona en el terreno de la adversidad le ponga más pasión e ímpetu a su vocación que cuando tiene todo servido en bandeja. La historia demuestra que cuando todo parecía imposible han salido las obras artísticas más maravillosas. La comodidad muchas veces lleva a la mediocridad.


¿Cómo te jugó personalmente para la creación este período adverso?


Nosotros con “Los Gatos” iniciamos nuestra trayectoria en plena dictadura militar de Juan Carlos Onganía. Es decir, simplemente por tener el pelo largo ibas preso. No casualmente, en aquella época se produce uno de los picos más creativos de la música argentina.


Quizá no sólo en la música sino también en el contexto cultural, fue una época prolífica en muchos sentidos.


Totalmente, tomemos por ejemplo el movimiento del hipismo como base primera y que imprimió a mi generación de un idealismo en el cual uno pensaba y luchaba por vivir de lo que a uno le gustaba. Este es un hecho muy importante ya que no sucedía en los años ´50 pero tampoco pasa en los jóvenes de la actualidad. Hoy escuchás constantemente a padres que les aconsejan a sus hijos ser administradores de empresas.


¿Consideras que estamos en una época de vocaciones edulcoradas?


Por supuesto, creo que en la actualidad hay una obsesión extrema por la seguridad de lo material. Pero, estamos viendo constantemente que la seguridad hoy no está en ninguna parte, ya que los bancos, las financieras y las empresas en general quiebran permanentemente. Entonces la frase “yo quiero ir a lo seguro”, es una estupidez porque la seguridad hoy en día no está en ninguna parte. Entonces, bajo este contexto es muy difícil el desarrollo de la vocación, que es aquella pasión con la que uno sueña cuando es niño. Estos nuevos pensamientos sobre la supuesta seguridad de ciertas profesiones para hacer dinero están coartando la vocación de las nuevas generaciones.


Si a la vocación hay que explicarla estamos en problemas…


Si, creo que es el futuro se van a dictar cursos de vocación para recordarnos lo que era. Es como decir, que en el futuro se va a abrir una escuela para ser buena persona. Es ridículo.


Quizá no sea casual que en los últimos años no hay escuela que no tenga cursos de orientación vocacional cuando en tu generación no parecía necesario


Claro, es un tanto absurdo. La vocación debe sentirse y no explicarse tanto, me parece.


¿Cómo se traslada este fenómeno al plano musical?


L.N: Siento que sucede lo mismo que comentaba antes. El panorama musical se plantea en función solamente del mercado. Hubo muy pocas producciones que realmente hayan reflejado arte en sí mismas. Esta misma gente que impulsó que el único parámetro sea que les parezca musicalmente “vendible” está matando a la música y es paradójico porque están perjudicando su propio negocio. En la actualidad tenemos una realidad de una industria discográfica que está llorando porque se les termina el negocio pero no se dan cuenta que los únicos culpables son ellos.


Has declarado en algún momento que los jóvenes en la actualidad “promueven su libertad pero son más esclavos que nunca”


Sí, creo que hay mucha confusión generalizada. A mi muchas veces me pasa que siento que no entienden nada de lo que les digo, y hablo de cosas simples. Pareciera que habría que ponerle subtítulos a lo que uno está diciendo.


¿Cuál es el primer recuerdo musical de tu infancia?


Cuando pienso en mi niñez, recuerdo que vivía con mi padre y mi madre en una pieza y que la música invadía el ambiente. Mis padres eran músicos y daban clases en mi casa. Entonces, todo era melodía en aquel espacio. Además, si evaluamos el contexto yo me crié en la época en la cual a Rosario le decían la “Chicago argentina”, ya que todavía había gente de la mafia, el puerto estaba abierto y musicalmente estaba en su mejor momento. Así que no sólo escuché rock, sino también mi educación musical pasó por el jazz, el tango y muchísimos otros ritmos que luego apliqué a lo largo de mi trayectoria.


Esta diversidad musical, ¿de alguna manera te alentó a grabar a otros músicos en la creación de Melopea, tu sello propio?


Claro, yo con Melopea he comprobado que no es tan caro, ni tan imposible grabar músicos de alta calidad y que no resulten ser un fracaso. No hay dudas que yo amo a la Argentina pero debemos reconocer que muchas veces es el país del “no se puede” antes de intentarlo. Es el reino de la inconveniencia, a mi me ha pasado que nadie daba dos mangos por ciertas producciones y luego cuando funcionaban, las mismas personas que me habían dicho que no, luego me decían “sí, yo sabía que esto iba a funcionar”.


¿Melopea pudo contra “el no se puede”?


Si, totalmente y los resultados están a la vista. Además, nuestro secreto no es más que editar los discos de los músicos con talento. La idea jamás fue llenarnos de oro, sino tal como hablábamos antes el criterio es darle lugar a la vocación y a la pasión por la música y ya llevamos 20 años de existencia y 450 álbumes editados. También en los últimos años editamos más de 50 discos en Europa.

 


Referente musical…….e hincha de Rosario Central


No sólo la música une a Litto Nebbia con artistas de talla de Fito Paez Juan Carlos Baglietto, Silvina Garré, Lalo de los Santos, Litto Nebbia, Adrián Abonizio, entre otros. También tiene en común con ellos su simpatía por Rosario Central. Litto, rosarino de nacimiento, se identifica con los colores azul y amarillo del equipo “Canalla”, aunque no lo haga continuamente expreso en los medios como otras figuras Auriazules.

 


- El texto recopila datos de los sitios “La música de Santa Fe”, “Melopea Discos” y la página Wikipedia de Litto Nebbia. También se cita una entrevista del periódico “Vida Positiva”.





Rosario Central Godoy Cruz
Lunes 23 de Octubre del 2017 - 18 Hs TV - Córdoba -
Rosario Central 1 Argentinos Juniors 3
Sábado 14 de Octubre del 2017 - 14.05 TV - Gigante de Arroyito - Arbitro: Pablo Echeverria
Atlético Rafaela Rosario Central
Miercoles 04 de Octubre del 2017 - 21.10 TV - Rafaela -
San Martin (SJ) 3 Rosario Central 1
Domingo 01 de Octubre del 2017 - 14.05 TV - San Juan - Arbitro: Juan Pablo Pompei
Rosario Central 1 Boca Juniors 0
Miercoles 27 de Septiembre del 2017 - 21.10 TV - Mendoza - Arbitro: Fernando Rapallini