Juan Antonio Pizzi

Juan Antonio Pizzi nació en Santa Fe, el 7 de julio de 1968. Delantero de raza, surgido de la cantera “canalla” exportado a europa. A sus 20 años debutó en la primera de Rosario Central, por la Liguilla Pre-Libertadores de la temporada 1987/88; Su primer partido, bajo las órdenes de Don Ángel Tulio Zof, fue en el Gigante de Arroyito, y ante River (0-0), el 8 de junio de 1988 por la ida de la primera ronda de la Liguilla. También disputó el partido el partido de vuelta ante la entidad millonaria en lo que fue la eliminación auriazul en el torneo.

Rápidamente, un campeonato después, llegaría la adaptación y consolidación de Pizzi en el primer plantel. Su primer gol se hizo esperar y llegó en la fecha 17 ante River (en el Monumental), partido que Central perdió 3-2. Pero ese solo sería el comienzo de una seguidilla goleadora de Juan Antonio, quién a final de campeonato se terminaría confirmando como el goleador “canalla” de la temporada; Posterior al gol en River, marcó de forma consecutiva ante Deportivo Armenio (dos goles), Vélez y Deportivo Español. Mandiyú (dos goles), Talleres, Estudiantes, Platense, Instituto y River Plate (nuevamente) serían las siguientes víctimas de “Pizzigol” en la fase regular del campeonato, en la cual acumuló 12 goles en 26 presentaciones. También en aquella temporada anotó un gol en la primera ronda de la Liguilla, en la cual Central quedo eliminado ante Newell’s.
Al campeonato siguiente, con un Rosario Central protagonista, Pizzi volvió a ser goleador del equipo. En efecto, convirtió 15 goles en 31 partidos en la fase regular del campeonato 1989/90, a los que le sumó dos tantos más convertidos durante la Liguilla Pre-Libertadores ante Independiente.

Entonces llegó la hora de emigrar para el goleador, que fue transferido al Toluca mexicano. Pero su paso por el fútbol azteca fue muy breve, puesto que solo una temporada con excelentes números bastó para que Pizzi sea llamado por un club europeo. Tras 12 goles en 30 partidos, se marchó al Tenerife de España.

En su primer paso por el club de Islas Canarias, que se inició en 1991, firmó dos temporadas excelentes junto a otras figuras argentinas como Fernando Redondo y Diego Latorre, y se ganó el cariño de sus hinchas a base de goles: nada menos que 30 anotaciones en 68 participaciones, que le valió su paso a un club más grande, el Valencia en 1993. Su etapa en el conjunto “che” iba a ser corta y con pocos aspectos positivos; Apenas pudo disputar 19 encuentros, con 4 goles en su haber. Entonces, llegaría su rápido retorno al Tenerife, en el cual iba a mejorar los números del paso anterior; 46 goles en 73 partidos lo convirtieron en el máximo goleador europeo y de liga española 1995/96, pero además en uno de los máximos goleadores de la historia del club de las Islas. Estas buenas actuaciones le dieron también la oportunidad de saltar, otra vez, hacia un club español más grande.

En 1996 llega su traspaso al Barcelona, pero previamente tendrá la oportunidad de estrenarse como jugador de selección. Al no ser convocado por la selección argentina, Pizzi optó por jugar para España tras recibir el llamado del, por entonces entrenador, Javier Clemente. Allí integro el plantel que participó de la Eurocopa 1996 y la fase clasificatoria al mundial 1998. En resumen, un total de 8 goles en 22 apariciones internacionales.

Su paso por el Barcelona duró dos temporadas en las cuales se dio el lujo de ganar una liga de España, una Supercopa de Europa, una Supercopa de España y dos Copas del Rey, además de poder compartir vestuario con grandes figuras como Ronaldo, Luis Figo o Luis Enrique. En lo que a números se refieren hablamos de 11 goles en 48 partidos que redondearon un buen paso de Juan Antonio por el club catalán.


Finalizada la temporada 1997/98, Pizzi se decidió por regresar a nuestro país, esta vez para defender los colores de River Plate. En un año en la entidad “millonaria”, el goleador no logró consolidarse y apenas participó de 17 partidos, marcando 6 goles. Era el momento entonces de volver a Rosario, para tener su segundo paso en Rosario Central.

Su segunda participación en el “canalla” iba a ser muy breve. Tan solo una temporada (1999-2000) iba a estar Juan Antonio, de la cual se desprenden un total de 19 goles en 28 partidos y las participaciones en la Copa CONMEBOL 1999 (eliminación en octavos de final, un gol) y en la Copa Libertadores 2000 (eliminación en octavos, cinco goles). Posteriormente, Pizzi volvió al fútbol europeo, aunque tan solo por seis meses, ya que en el Porto jugó la segunda mitad del año 2000 y en 2001 regresó, por tercera vez, a Rosario Central.

 

El último paso de “pizzigol” en Arroyito iba a contemplar la histórica participación de Central en la Copa Libertadores 2001. Allí, “el canalla” quedó a un paso de la final tras caer eliminado en semifinales y Pizzi tuvo mucho que ver con la buena participación de Central en el torneo. Convirtió 7 goles en 10 partidos coperos, tres de ellos fundamentales para acceder a semifinales en la serie ante América de Cali, pero también fueron víctimas de “Pizzigol”: Universitario de Perú, Velez (en dos oportunidades) y Cruz Azul. Además de su destacada labor en la copa, contabilizó 11 goles más en el torneo local en 28 cotejos para cerrar así su etapa como jugador de Rosario Central definitivamente.

Su retiro fue en el año 2002, integrando las filas del Villarreal español. Allí estuvo un semestre de escasa participación con solo un gol en 13 jugados.
Tres años más tarde, Juan Antonio decidió iniciar su aventura como entrenador de un primer equipo. Su primera experiencia fue corta y decepcionante; Al mando del primer equipo de Colón dirigió tan solo 3 partidos, en dupla con el peruano Del Solar y tuvo que dejar su cargo rápidamente. Evidentemente la falta de experiencia en el rubro le costó caro y para tener mayor rodaje se marchó al fútbol peruano para entrenar a Universidad San Martín. Otra vez tendría un paso no muy extenso, permaneciendo 7 meses en el club.

En 2009 inició su exitosa incursión por el fútbol chileno. Primero dirigiendo al modesto Santiago Morning, al que llevó a las semifinales del Torneo clausura chileno de Primera División. Y posteriormente entrenando a Universidad Católica, club con el logró el Campeonato del Bicentenerario chileno 2010 y un subcampeonato al año siguiente. Además, alcanzó los cuartos de final de la Copa Libertadores 2011 con el conjunto chileno.

A mediados de 2011, Pizzi decidió rescindir el contrato que lo unía a Universidad Católica para afrontar el desafío de volver a Rosario Central, esta vez con el buzo de entrenador y con el objetivo del retorno a Primera.





Rosario Central Boca Juniors
Domingo 26 de Noviembre del 2017 - 21.30 TV - Gigante de Arroyito - Arbitro: Sin definir aún
Talleres (CBA) 0 Rosario Central 1
Domingo 19 de Noviembre del 2017 - 21.30 TV - Córdoba - Arbitro: Jorge Baliño