Novedades
  Jueves 13 de Abril del 2017
Para Paolo Montero, la base está
Todo equipo tiene su base. Y todo entrenador cuenta con jugadores a los que considera titulares indiscutidos, amén de que cada partido resulte una historia en sí misma, generalmente acompañada de imponderables que suelen hacer que el DT deba meter mano de una fecha a otra. Paolo Montero llegó con el libreto y el discurso que utilizan la mayoría de los técnicos en relación a que "juegan los que mejor estén".





| Mas

Todo equipo tiene su base. Y todo entrenador cuenta con jugadores a los que considera titulares indiscutidos, amén de que cada partido resulte una historia en sí misma, generalmente acompañada de imponderables que suelen hacer que el DT deba meter mano de una fecha a otra. Paolo Montero llegó con el libreto y el discurso que utilizan la mayoría de los técnicos en relación a que "juegan los que mejor estén". Pero para el uruguayo en estas cinco fechas que lleva al frente del primer equipo Auriazul hay futbolistas que tienen un plus. En total fueron 18 los jugadores hasta aquí utilizados, pero siete de ellos estuvieron en los cinco encuentros del año.

 

Encima hay algunas salvedades que indefectiblemente deben hacerse. Por ejemplo el caso de Teófilo Gutiérrez, quien en una fecha dejó la titularidad, según el DT por cuestiones referidas a las dimensiones del campo de juego (en realidad pareció una reprimenda por aquella discusión con Ruben en el penal ante Godoy Cruz). En condiciones normales, el colombiano se hubiese anotado también en esa lista de imprescindibles.

 

En concordancia con lo de Teo aparece el caso de Ruben. Al delantero nada le hubiese impedido jugar (exceptuando una lesión o una suspensión) todos los partidos. Sólo el trance familiar que le tocó afrontar durante las últimas semanas lo privó de ser otro de los integrantes de ese selecto grupo de jugadores a los que la asistencia perfecta también le hubiera caído en su justa medida.

 

No obstante, en este cuadro de situación Montero jamás pudo repetir equipo de un partido a otro. A veces por propias decisiones y otras por cuestiones que se lo impidieron. Tal vez sea un mero detalle el hecho de que Montero haya sido defensor en su etapa como jugador.

 

O quizá no. Tal vez por eso mismo, o porque el equipo mostró sus mayores deficiencias de mitad de cancha hacia atrás, el DT haya mostrado una mayor predisposición a la hora de respetarles el lugar a los futbolistas que actúan en la última línea y aquellos que tienen que ver más con el orden defensivo, como el caso de Damián Musto, que con la posibilidad del desequilibrio en el área de enfrente.

 

Vale el repaso. El Ruso Rodríguez, Víctor Salazar, José Leguizamón, Javier Pinola, Cristian Villagra y Musto son seis de los que estuvieron siempre. A ellos se les suma Federico Carrizo.

 

Y se insiste. En condiciones normales, sin contratiempos ni decisiones que estuvieron signadas por cuestiones extrafutbolísticas, la lista sería un poco más extensa. Se estaría hablando de 10 sobre 11. Si la dupla Teo Gutiérrez-Ruben es considerada una de las más peligrosas del fútbol argentino sólo se entiende que no hayan estado en los cinco partidos por cosas que van más allá de un rendimiento puntual en un partido determinado.

 

El resto ofició de recambio y pruebas que el propio entrenador fue haciendo con el correr de los partidos, que indudablemente no arrojaron el resultado esperado. Los casos de Mauricio Martínez (arrancó como un doble cinco adelantado, prácticamente como un enganche) y de Paulo Ferrari (hizo las veces de volante por derecha en los primeros dos encuentros) son los mejores ejemplos.

 

Después hubo apariciones de otros jugadores, pero de la misma forma no contaron con el afianzamiento imaginado. En ese lote aparecen Gustavo Colman, Washington Camacho, Fabián Bordagaray y Germán Herrera. Se exceptúa a José Luis Fernández, a quien una lesión lo privó de estar en los primeros partidos. De no haber tenido que enfrentarse a ese contratiempo posiblemente se lo hubiera podido ubicar como una de los integrantes de la base.

 

También está la participación de algunos juveniles (escasa por cierto en cuanto a cantidad no de partidos jugados sino de jugadores a los que se les dio una chance), aunque ello sea un indicador más de que más allá de que Montero hable sobre la amplitud de criterios a la hora de conformar el equipo, su modus operandi en ese sentido hoy tiene una actitud clara, y entendible por cierto, en esto de fortalecer una base con jugadores de experiencia y a partir de eso buscar el crecimiento para que la inclusión de cualquier pieza resulte lo menos traumática posible.

 

 

 

 

 

Fuente: Diario La Capital

Fotos: Arriba Central


contacto@arribacentral.com.ar




River Plate Rosario Central
Domingo 28 de Mayo del 2017 - 18.15 TV - Estadio Monumental - Arbitro: Fernando Rapallini


Rosario Central 4 Racing Club 1
Domingo 21 de Mayo del 2017 - 20.15 TV - Gigante de Arroyito - Arbitro: Ariel Penel


Nob 1 Rosario Central 3
Domingo 14 de Mayo del 2017 - 15 Hs TV - Estadio Municipal - Arbitro: Federico Beligoy