Novedades
  Sábado 13 de Mayo del 2017
"Fue un antes y un después en mi carrera"
"¿Otra vez vas a hablar? Vos sabés que en Central ya sos como Poy". Fernando Espinoza, el responsable del servicio gastronómico, tanto para divisiones inferiores como para la primera división, se refería en tono de broma hacia Germán Rivarola, un emblema para los hinchas Canallas en materia de clásicos por aquel gol en el Gigante frente a Newell's por Copa Sudamericana 2005.





| Mas

"Obvio    que ya estoy alejado de las canchas de manera profesional y lo vivo como un hincha, con la ansiedad lógica de querer saber el resultado del fin de semana. Por supuesto que es distinta la ansiedad que se genera en el hincha a la que aparecía en la época de jugador, pero el cosquilleo y las ganas de que llegue el partido cuanto antes siguen estando", confió Rivarola.

 

¿Y esa ansiedad tiene una cuota de nerviosismo que como jugador no sentías por el hecho de que eras alguien que podía resolver cosas adentro de la cancha?

 

Lo que me pasaba como jugador era que quería que arrancara cuanto antes el partido, quería escuchar el silbato del árbitro por esa ansiedad que te digo, pero una vez que empezaba a jugar todas esas sensaciones se iban. Quizás porque estás involucrado en el partido en sí. Lo que pasa es que los días previos, cuando estás con familiares o amigos, de lo único que se habla es del clásico y eso es lo que hace que genere una bola mucho mayor. Pero cuando arranca el partido todo eso se va.

 

¿Hay algo que ahora te permitís hacer en la previa que antes como jugador no podías?

 

Y... hoy desde el lado del hincha por ahí me involucro más en la cargada con algún amigo, que es de Newell's. Me pasa mucho con algunos de los papás de los compañeritos de mi hijo, con quien nos cargamos mutuamente porque lo vivimos como hinchas. En la época de jugador no estaba tan expuesto a eso. Es más, si veía que había algún hincha de Newell's lo que hacía era alejarme para no entrar en ese juego.

 

¿Y a ningún amigo o papá de colegio les sacás la chapa por aquel gol en la Sudamericana?

 

De mi parte no, porque no me gusta y porque no soy así. Ahora, cuando somos varios padres y están los de Central obviamente que ellos sí hacen referencia a mí porque es inevitable. Pero yo no soy de echar en cara esa situación porque no me gusta.

Imagino que está de más preguntarte cuál fue el clásico que te marcó.

 

Sin dudas. Es que hubo un antes y un después de ese clásico de la Sudamericana y de ese gol en todo sentido, desde lo que fue mi carrera y hasta el día a día en la calle. La gente me sigue recordando esos lindos momentos.

 

Cuando terminó aquel partido, ¿imaginaste que se iba a recordar tanto ese resultado, pero sobre todo ese gol?

 

No. En ese momento nadie tenía conciencia de los que iba a venir después. Por la posición en la que jugaba nunca imaginé que podía hacer un gol, pero lo único que pensábamos era en ganar ese clásico y lo que menos importaba era el goleador del partido. Después, como hubo un solo gol la cosa se magnificó, porque si hubieran sido dos o tres goles todo hubiera sido distinto. De lo que no tengo dudas es de que fue un antes y un después en mi carrera porque después de eso con el hincha hubo un ida y vuelta mucho mayor.

 

Mucho debe haber colaborado el hecho de que era un clásico eliminatorio y por una copa internacional.

 

Seguro que eso influyó mucho, porque son clásicos que se dan muy de vez en cuando y por eso se realza el valor de esa victoria. Los clásicos de torneos son distintos, que tampoco se juegan mucho pero tenés al menos dos al año.

 

¿Cómo fue la convivencia con los jugadores de Newell's en tu época de jugador?

 

Muy buena. La verdad es que nunca tuve inconvenientes con ningún jugador ni con hinchas de Newell's. Obvio que en los partidos estaban los roces típicos, pero que no pasaron a mayores. Y con el hincha me manejé siempre con respeto. Hubo algunas palabras o algunas puteadas que me dijeron en la calle, pero dentro de lo que es el folclore del fútbol.

 

¿Y ahora como ex futbolista, te pasa lo mismo? Te pregunto porque Ortega dijo en una nota con el diario que el hincha de Newell's lo adora pero que el de Central lo trató siempre con respeto.

 

Igual. Del hincha de Newell's hacia mí pasa lo mismo. No me pasó como jugador y mucho menos ahora, y eso que no me privo ir a algún lugar como para no cruzarme. Ando por la calle con total libertad y jamás tuve un problema.

 

Ahora lo vivís como hincha pero a la hora de analizar lo debés hacer desde un costado más racional. ¿Cómo lo ves al partido del domingo (mañana)?

 

Del lado de Central, más allá de que el último resultado no fue el mejor, creo que el equipo está encontrando una identidad de juego definida, con mucha agresividad de mitad de cancha hacia adelante porque ataca con mucha gente y en ese sentido creo que no variará mucho. Me parece que va a intentar sacarle la pelota a Newell's y atacarlo con mucha gente, como se dio en la mayoría de los partidos desde que Montero es el técnico.

 

No creés que cambie, ¿pero pensás que le conviene jugar así teniendo en cuenta que Newell's ganó varios partidos jugando de contra?

 

Newell's es un poco más conservador y a veces le da el protagonismo al rival para salir rápido de contra, pero no creo que Central vaya a resignar lo que viene jugando. Me parece que lo va a ir a buscar como siempre para fortalecer esa identidad que está logrando y a mi entender sería bueno que eso suceda.

 

¿Te gusta cómo juega el Central de Montero?

 

Me gusta porque es un equipo protagonista, que pone siempre mucha gente en ataque e intentar jugar siempre. Es lógico que por momentos deje algún espacio atrás, pero la misma intención de querer atacar en todo momento hace que suceda eso. Es una consecuencia por el hecho de apostar a un ataque directo y sin pensar tanto en lo que pueda suceder en el fondo. Igual, creo que el equipo fue cambiando, que en el inicio del año tenía una mentalidad o una forma de jugar y hoy es mucho más agresivo de mitad de cancha hacia adelante porque arriba hay muchos jugadores de jerarquía.

 

¿Ahí están las principales virtudes para ganar el clásico?

 

Sí. Me parece que una de las virtudes que tiene este equipo es que te ataca con mucha gente.

 

Se habla siempre de la obligación de uno y otro. ¿En este caso se da algo de eso o cualquiera sea la circunstancia los dos tienen que salir a ganar?

 

El jugador siempre tiene la obligación de ganar porque está representando al hincha. Después, si uno está peleando el campeonato y el otro no, es algo secundario. La obligación es ganarlo por la forma en que lo vive la ciudad. Las conclusiones vienen después. Por ejemplo, si gana Central, Newell's puede quedar fuera de campeonato, pero al revés sigue en la lucha y frena a Central en la clasificación a la copa. Pero insisto, son cuestiones secundarias.

 

También está el mito del "miedo a perder". ¿Esa sensación no ata un poco las piernas de manera inconsciente?

 

Mirá, a mí eso no me pasaba. Lo que ponía en mi cabeza era la idea de que había que ganar. Lógico que podés perder, pero el problema se da cuando uno juega antes el partido y se involucra tanto en la previa y muchas veces terminás haciendo otras cosas en relación a lo que tenías pensado. Por eso muchas veces salen partidos muy trabados o desordenados porque se deja de lado el cómo.

 

Ocurre que Rosario es una ciudad muy particular, donde se juega el clásico de antemano.

 

Claro. Es como que en cada pelota tenés que jugar al límite y eso hace que se juegue de forma alocada, sin pensar demasiado.

 

Teo, por ejemplo, dijo que había jugado clásicos más importantes y muchos de ellos a nivel internacional. ¿Está bien despegarse un poco de esa adrenalina que se vive en la previa?

 

Sin dudas que le puede jugar a favor, pero creo que tiene que ver con la experiencia y con el hecho de que viene de otro país. El jugador de inferiores por ahí lo vive de otra manera porque tiene un sentido de pertenencia mucho más grande. No digo que eso esté bien porque por ahí empezás a jugar el partido mucho tiempo antes y no terminás haciendo las cosas a la que estás acostumbrado.

 

En el último clásico no tuvo un buen partido. Más allá de eso, ¿lo ves a Teo como un jugador capaz de generar algo teniendo en cuenta el nivel que está mostrando?

 

Está en condiciones de hacerlo porque tiene la jerarquía suficiente como para resolver un partido. Pero le pasa a él y a otros jugadores, como el caso de Ruben, porque son distintos.

 

Hoy en el rol de entrenador, ¿cuál es el mensaje que se le baja a un chico en un clásico de inferiores, más allá de las cuestiones futbolísticas?

 

Lo primero en lo que se hace hincapié es en la identidad que tiene que tener un jugador de Central a la hora de jugar un clásico en relación a salir a buscar el resultado, en ser protagonista, pero es algo que pasa en cualquier otro partido. Los chicos también cuando sale el fixture lo primero que hacen es ver cuándo se juega el clásico, pero lo que tratamos de hacer es bajar un poco los decibeles, explicarles que se trata sólo de un partido de fútbol y que no es la muerte de nadie si te encontrás con un resultado adverso. Obvio que es diferente a la primera porque nosotros lo que hacemos es formar jugadores, pero está claro que los más chicos lo viven de una manera especial.

 

Te pregunto esto porque desde hace años la reserva no juega el mismo día que la primera, las inferiores lo hacen a puertas cerradas. Hace días se jugó el clásico de futsal y fue sin público. ¿Desde ese punto de vista creés que hubo un retroceso como sociedad?

 

Sin dudas. Es lamentable que no se pueda ver un partido de inferiores y de reserva. Demuestra que nos quedamos en el tiempo. Pero me parece que es el entorno lo que genera eso, porque en los tres o cuatro años que tengo dirigiendo inferiores nunca vi, salvo alguna discusión lógica, un problema o una pelea entre jugadores. Nosotros somos los que nos obligamos a que cada uno se meta rápido a su vestuario y adentro sí pueda festejar.

Arriesgá un resultado para el domingo.

 

A todos los que me preguntaron les dije lo mismo: 2-1, a favor de Central por supuesto.

Su carrera como DT

 

"En la última etapa como jugador tenía la idea de meterme en la parte de formación, pero llevo cuatro años y cada vez me gusta más, lo que hace que te empiece a picar el bichito de querer dirigir profesionales. Igual creo que para eso hay que estar preparado porque no es decir «voy a dirigir por dirigir». Estoy convencido de que si no te formás no vas a obtener resultados y si en algún momento me toca necesito todo eso para poder responder. Hoy me estoy preparando para cuando me aparezca la chance estar a la altura de lo que exige éste y otros clubes".

 

La salida de Bauza de la selección

 

"Lo viví como la mayoría e la gente. Me pareció muy desprolijo, con cosas no tan claras que aparecían en la prensa antes sin que fueran habladas por los propios protagonistas. Creo que nunca hubo un diálogo sincero entre las partes. Si bien es difícil hablar cuando no sabés lo que pasa adentro, me pareció que la salida del Patón se manejó de una manera muy desprolija".

 

Presente de las juveniles

 

"Me tocó una buena época en las selecciones juveniles, pero en la que los procesos eran totalmente diferentes. Cuando me tocó jugar el Mundial o el Sudamericano venía de dos años anteriores yendo a entrenar con los juveniles. Eso ahora no pasa. De hecho en el últimos Sudamericanos terminaron armando el equipo un par de días antes. Entonces es lógico que los resultados no sean tan buenos porque los jugadores, por más que sean chicos, necesitan un proceso de trabajo y entrenamientos entre ellos. Si no tenés un trabajo a largo plazo es imposible obtener resultados. La Sub 20 clasificó de milagro y la Sub 17 no pudo hacerlo".

 

 

 

 

 

Fuente: Diario La Capital

 


contacto@arribacentral.com.ar




River Plate Rosario Central
Domingo 28 de Mayo del 2017 - 18.15 TV - Estadio Monumental - Arbitro: Fernando Rapallini


Rosario Central 4 Racing Club 1
Domingo 21 de Mayo del 2017 - 20.15 TV - Gigante de Arroyito - Arbitro: Ariel Penel


Nob 1 Rosario Central 3
Domingo 14 de Mayo del 2017 - 15 Hs TV - Estadio Municipal - Arbitro: Federico Beligoy