Novedades
  Jueves 18 de Mayo del 2017
"Mi hijo se merecía hacer este gol"
Ni una foto, menos un póster a la vista. Tampoco algún objeto azul y amarillo colgado en un rincón. Si no fuera por el comentario al pasar de algún vecino, pocos sabrían que el padre de Marco Ruben, ídolo de Rosario Central y uno de los tres goleadores del último clásico, es el peluquero de caballeros de barrio Parque, un chiste del destino. Excelente nota que merece ser leída.

fotos fotos

fotos fotos


| Mas

Ni una foto, menos un póster a la vista. Tampoco algún objeto azul y amarillo colgado en un rincón. Si no fuera por el comentario al pasar de algún vecino, pocos sabrían que el padre de Marco Ruben, ídolo de Rosario Central y uno de los tres goleadores del último clásico, es el peluquero de caballeros de barrio Parque, un chiste del destino. "Esa fue una maldad de mi hijo cuando me ayudó a poner este local a pocas cuadras del estadio de Newell's", dijo antes de aclarar inmediatamente que lo decía "en broma", porque según él su hijo "es un amor" y se merecía hacer "este gol" en el último clásico.

 

Alejandro Marcelo Ruben tiene 52 años y un perfil por demás de bajo que parece haberle legado al hijo. Su peluquería es diminuta, ni cartel tiene: sólo unas pocas revistas El Gráfico, para los parroquianos futboleros, y algunas de las llamadas "femeninas" destinadas a las madres de los nenitos que llevan allí a cortarse el pelo.

 

En la puerta hay sólo un papel escrito con fibrón con el horario y los días de atención. Y adentro, uno más que aclara que el corte sale 120 pesos, 80 para jubilados. "¿A Marco le corta el pelo usted?", preguntó este diario. "No, vino una vez y no lo dejaban ir. Se corta con el peluquero de la ciudad deportiva". Otro chiste del destino.

 

La clientela del progenitor del capitán Canalla no tiene camiseta. "Muchos de los que vienen acá son de Newell's y saben que soy padre de Marco, pero nunca tuve ningún problema. Es que yo no cargo a nadie. Acá se habla de fútbol, de política, de los problemas de la vida, pero nos conocemos todos y nos respetamos. Mirá, tengo fotos de mis hijos, pero guardadas para que nadie se moleste", dice mientras saca de una vitrina dos imágenes de Marco, una a los 8 años en la escuela y otra ya de jugador.

 

Ayer por la tarde esa buena convivencia quedó demostrada. Había un hincha de River cortándose con cresta y en espera uno de Racing. "Cortito Marco", le dice el simpatizante de la Academia cuando le llega el turno. El hombre sabe que el peluquero-vecino no se llama así, pero poco le importa: el nombre se impone y el peluquero lo acepta.

 

Alejandro Marcelo Ruben se crió en Arroyito. Dice que de chico jugaba "muy bien" a la pelota, a tal punto que lo fueron a buscar de Central. "Pero en mi familia teníamos muchos problemas y no pude seguir jugando". Creció y se enamoró curiosamente de alguien que se llamaba casi como él: Alejandra Marcela Rodríguez. Con ella tuvo dos hijos, Marco, hoy de 30 años, y Lucas, de 26.

 

"Marco de chiquito pintaba para futbolista, era inquieto, habilidoso, se subía a los árboles siempre que podía", recuerda. Cuando Marco tenía siete años, él y su mujer se separaron. Después de eso la vida le hizo "varios foules", relata el hombre que pide disculpas porque habla con dificultad.

 

"Me operaron de un tumor en el paladar", explica refiriéndose a la intervención quirúrgica que en 2009 le "cambió" la vida, "para mejor". Lo dice y se emociona . Recuerda que Marco lo llamó desde España (cuando jugaba para el Villarreal ) y le dijo: "Vamos viejo que la podés pelear, yo te ayudo. Ahí puse la peluquería y ya no paré de trabajar. Así es mi hijo, así son mis dos hijos, adorables: muy buena gente, sencilla. Alguno podrá creer que soy un hombre adinerado porque soy padre de un jugador de fútbol. Nada mas equivocado: soy un hombre común, que labura en esto que ves y como lo ves, y que anda a pie o en bicicleta, porque quiere, porque ya no me quiero complicar la vida".

 

Y no se la complica. Desde adentro del local que tiene poco más que una bacha, dos sillones con espejo, radio y mate, saluda levantando la mano a todos los que pasan por la vereda. Los vecinos lo rescatan. "A mí me hizo rebaja porque tengo poco pelo", dice Daniel. "Yo siempre que paso miro para la peluquería y si me ve, me sonríe", agrega Valentina, una adolescente "recanalla" del barrio.

 

 

 

El clásico

 

Ruben padre tiene una cábala. Los clásicos los mira solo, en su casa, tomando mates. "Pero este domingo, mi hijo y su mujer me dijeron que fuera a ver el partido a su casa. Hice un asado después de muchos años, para toda la familia: mis nietos, mi nuera, mi otro hijo. El gol lo grité con todo, pensé en Marco y en su abuelo Fermín, el papá de mi ex mujer, un hombre excelente como toda esa familia. Mirá, Marco hizo muchos goles, pero el de este clásico, el del día del cumpleaños de su abuelo, se lo merecía".

 

Ruben evoca así a Fermín Rodríguez, de 78 años, quien murió tras un mes de internación luego de ser brutalmente golpeado cuando lo asaltaron en su casa.

 

"Luego del clásico lo vi a Marco un ratito nomás. Me regaló la camiseta y me dio un abrazo. Yo le dije que le había guardado asado. Nos vemos en la semana, voy a la cancha a verlo jugar, lo acompaño a pescar de vez en cuando. Fuimos a la isla una vez con sus amigos de juventud y del equipo: Musto, Pachi, Menosse... a veces se suma Camacho. Somos gente sencilla, como cualquiera", dice el padre de Marco, y esto ya no es ningún chiste.

 

 

 

 

 

Fuente: Diario La Capital

Fotos: Arriba Centra-Diario La Capital 


contacto@arribacentral.com.ar




San Martin S.J 1 Rosario Central 1
Sábado 24 de Junio del 2017 - 19 TV - San Juan - Arbitro: Silvio Trucco


Rosario Central 3 Talleres de Cba 3
Martes 20 de Junio del 2017 - 21.10 TV - Gigante de Arroyito - Arbitro: Germán Delfino