Empate con sabor a nada

Rosario Central no pasó del 1 a 1 ante Estudiantes de La Plata y quedó en deuda con todos los hinchas que colmamos el Gigante de Arroyito. Para no ser menos y según lo muy flojo mostrado durante toda la Superliga, el Canalla no hizo un buen partido. Pese a esto, Marco Ruben nos daba la ventaja parcial y recién en la última pelota del juego, el visitante aprovechó una distracción y se quedó con un punto. De cara a lo que viene, a elegir un buen DT, reforzar el plantel y empezar a ganar.  

Rosario Central está torcido y necesita ponerse rápido de pie. El triunfo que se le escapó anoche de las manos en el cierre de la Superliga fue la foto que mejor refleja el presente traumático que transita la entidad de Arroyito. Porque hace rato que al equipo se le borró la sonrisa ganadora y no logra desahogarse con el estímulo irremplazable de imponerse al rival en el resultado.

 

Venía del sopapo impresentable ante Arsenal, entre semana sufrió la eliminación de la Copa Sudamericana en el Morumbí y ayer, cuando los tres puntos estaban en el casillero Canalla, el equipo se durmió, se encerró solo en su área y terminó mirando como Nicolás Bazzana empujaba la pelota en las narices de Jeremías Ledesma para estampar el 1 a 1.

 

Desde lo anímico y lo simbólico fue sinónimo de derrota. Terminó una Superliga pobrísima de los Auriazules, que ahora en el receso jugarán su partido más importante fuera de la cancha.

 

Con la factible contratación de Edgardo Bauza como experimentado piloto de tormenta, con la renovación integral que debe haber en el plantel y con la indispensable unión que necesita mostrar el oficialismo para encolumnarse detrás de un DT, que si bien no es del paladar de la actual comisión por lejos es la opción más calificada que hay a mano.

 

La llegada del Patón será una noticia positiva para el hoy devaluado mundo Central. Incluso, salvo imprevistos en la misión que se llevará a cabo a partir de hoy en Ecuador, hasta podrían anunciar el acuerdo con el director técnico esta misma semana.


Se terminó una Superliga traumática de principio a fin. Porque Paolo Montero jamás logró poner a Central en el lote de protagonistas y se abrió solo la puerta de salida. Después fue esperanzador el arranque a pura confianza y enjundia del ciclo de Leonardo Fernández, de gran trabajo en la reserva y Canalla hasta la médula.

 

Pero sus ganas y compromiso no alcanzaron para terminar de enderezar el rumbo y la seguidilla de lesiones, más los refuerzos escasos que tardaron en entrar en órbita, desembocaron en una descomposición general del equipo y su alejamiento maduró a ritmo sostenido. Tomó la posta el Flaco Chamot y no pudo corregir la caída en rendimientos y resultados.

 

El ex defensor de la selección sumó apenas un punto sobre nueve en juego y no se pudo poner el traje de bombero. Encima anoche cuando tenía el partido "ganado" con el pincha, en lo que era al menos una despedida decorosa, llegó el gancho a la mandíbula de Estudiantes en tiempo de descuento que sepultó el triunfo Auriazul.

 

Es cierto que Néstor Ortigoza ayer fue el más prolijo del Canalla en un trámite que nunca superó la mediocridad. Y que Marco Ruben logró abrir el marcador con un gol de nueve, que gritó con alma y vida, a modo de reivindicación. El otro que ayer salvó la ropa fue el zaguero Oscar Cabezas y fue valorable la entrega de Germán Herrera. El resto poco y nada.

 

Y ante un adversario que también jugó para sacarse de encima el partido más que para intentar ganarlo, el saldo fueron noventa minutos de una chatura alarmante.

 

Nadie sabe a ciencia cierta si el cotejo de ayer fue el último de Ruben con la nueve Auriazul. La dirigencia confía en que la llegada de Bauza lo convencerá de que vale la pena seguir en Arroyito y que se puede revertir este presente fallido a nivel individual y colectivo.

 

La gente ayer apoyó más de lo que le devolvió en cuanto a juego el equipo en la cancha, lo que no impidió que haya un par de banderas en las populares apuntando a los jugadores y pidiéndoles más compromiso con la camiseta. Nada del otro mundo cuando los resultados no se dan, pero hacía rato que no se veían esas inscripciones en el Gigante.

 

La campaña en la Superliga habla por sí sola. Terminó en el puesto 20º, a 26 puntos del campeón Boca, a 14 unidades de la clasificación a la Copa Libertadores y a 9 puntos de la Copa Sudamericana. Estuvo lejos de todo.

 

Ayer incluso hasta hubo rumores de una posible licencia del presidente Raúl Broglia, que no integrará la comitiva que irá a buscar al Patón a Ecuador. Por el bien de Central ahora deben darse los pasos lógicos para salir de la crisis. Primero contratar al técnico, después traer los refuerzos que pide y luego sostener el nuevo proyecto futbolístico a capa y espada. Central necesita recuperar el protagonismo perdido. Tras el receso está obligado a cambiar la pobre imagen que entregó en esta última temporada. Ese es el gran desafío del Canalla.

 

 

 

 

 

Fuente: Diario La Capital

Fotos: Arriba Central



Rosario Central 1 (4) Temperley 1 (2)
Domingo 18 de Noviembre del 2018 - 17 Hs TV - Córdoba - Arbitro: Andrés Merlos
Atlético Tucumán 2 Rosario Central 1
Viernes 09 de Noviembre del 2018 - 21 Hs TV - - Arbitro: Fernando Echenique
Rosario Central 1 Colón 1
Domingo 04 de Noviembre del 2018 - 13.15 TV - Gigante de Arroyito - Arbitro: Fernando Rapallini
Rosario Central 2 Newells 1
Jueves 01 de Noviembre del 2018 - 15.30 TV - Sarandí - Arbitro: Patricio Loustau